martes, 13 de octubre de 2009

Rápido y furioso

A Rodrigo le apasiona la velocidad, el vértigo, la emoción que se siente al ir a toda velocidad y sentir que la adrenalina crece y crece.
Ir en bicicleta y sentir el aire en tu rostro es una bonita experiencia y más aun cuando estas usando la bicicleta en su quinta velocidad.
Rodrigo estrenó su bicicleta manejando despacio al principio, no aceleró mucho. Llegó a la avenida” X” para probar la velocidad en las ciclo vías que tiene esta avenida.
Pudo probar las velocidades de la bicicleta al máximo ya que las ciclo vías estaban vacías.
Pero Rodrigo no estaba totalmente satisfecho, el solo hecho de manejar a toda velocidad no llenaba de emoción la tarde.
Frenó en seco, levanto la bicicleta y entro a la autopista de la avenida y manejo, corrió, voló en dirección al aeropuerto, pero en sentido contrario a los carros. Esquivar los autos en una vía rápida de tres carriles fue algo súper emocionante y pensándolo bien quizá también un poco riesgoso, pero si no hubiese ese riesgo las cosas no serian tan emocionantes.
Llegó al aeropuerto y volteó para regresar por la avenida X.
Llegó al cruce de las avenidas “X” e “Y” y se detuvo.
Se quedó quieto, estacionado en aquel cruce esperando a que algún auto conducido por un chofer ebrio lo embista, lo haga volar por los aires y le dé fin a sus días.
Fue en aquel mismo cruce donde 14 años atrás un chofer ebrio embistió la bicicleta del padre de Rodrigo y le hizo lesiones tan graves que le causaron la muerte luego de 2 días en estado de coma.
Rodrigo esperó montado en su bicicleta a ver si algún auto se le aproximaba a toda velocidad con el afán de atropellarlo de forma fulminante.
Pero luego de unos minutos de espera esto no sucedió, ningún carro pasó con ganas de llevarse de encuentro al joven estacionado en el cruce de aquellas avenidas, ningún borracho pasó a toda velocidad.
Quizá el destino no quiera que Rodrigo muera de la misma forma y en el mismo lugar que su padre, o quizá si sólo que aun no es el momento.
A Rodrigo sólo le queda seguir disfrutando de la velocidad en su bicicleta nueva y esperar tranquilo a que algún día en algún cruce se aparezca un conductor ebrio manejando igual que él a toda velocidad.

5 comentarios:

Ivonnette dijo...

Morir de la misma forma??

entonces me toca esperar a que me de cáncer =S

Que no es una opción muy jalada de pelos...

Por ahora sigo sana

[ [EBP]] dijo...

Doc, este post te quedó muy bueno, el final me sacó de cuadro y me hizo reflexionar algunas cosas...
Que pena lo que le pasó al padre de Rodrigo..

Damian dijo...

pobre rodrigo, le pasa cada cosa.

Le* dijo...

apuesto q rodrigo se kedó con muchas cosas q decirle a su papá y por eso desea esa muerte....

[MnS] dijo...

:|

Qué cruel lo de tu padre :S

Template by - Abdul Munir