lunes, 18 de octubre de 2010

Me encantaría mentarte la madre

Hace un año el tío de Rodrigo llegó a Lima luego de haber estado 15 años fuera del Perú. Durante todos esos años no se supo mucho de él y como es obvio la abuela de Rodrigo siempre andaba rezando pidiéndole a Dios que lo cuide.
Cuando anunció su llegada a Rodrigo no le gustó la idea porque la economía de su casa no es la mejor y alimentar una boca más seria una tarea que pondría un poco mas critica la situación.
Pues bueno, el tío llegó y prometió ponerse a buscar trabajo y a aportar en la casa. Sus costumbres trastocaron de hecho el ambiente de la casa, el clima de tranquilidad se vio un poco alterado.
Los meses fueron pasando y Rodrigo fue conociendo a su tío. A sus 62 años el señor ha tenido una vida muy desordenada pagando el precio de sus malas decisiones y Rodrigo llegó a la conclusión de que a nadie le gustaría tener a una persona como su tío, en su casa.
En este año muchas veces Rodrigo ha tenido ganas de votar de su casa a su tío pero no lo ha hecho porque tiene miedo que su abuela se ponga mal. Ver que su nieto preferido vota de la casa a su hijo, hubiera sido una imagen que seguro habría causado estragos en la salud de una señora de 88 años.
Que maldita encrucijada, Rodrigo ha soportado un año tragándose sus cóleras y aguantando a su tío por no causar problemas en la salud de su abuela, pero todo tiene un límite.
En un arranque de malcriadez total, el tío se ha puesto a gritarle a la abuela. Rodrigo no puede permitir eso de ninguna manera y se ha puesto en el medio de los dos pidiéndole al “tío” que baje la voz y que respete a su abuela. En su ataque de ira el “tío” ha tomado a Rodrigo del brazo para sacarlo de la escena. Grave error, ese jalón hizo que toda la furia contenida en Rodrigo salga en forma de fuerza. Sintió ganas de clavarle un puñete en la cara y de agarrarlo a patadas en el suelo. Pero ese uno por ciento de su cerebro que todavía quedaba con algo de raciocinio le indicó que sería fatal que su abuela vea una imagen así. Rodrigo solo atinó a tomarlo del cuello y empujarlo contra la pared, el forcejeo terminó.
Desde ese momento el tío no cruza palabra con su hermana (madre de Rodrigo) y su madre (Abuela de Rodrigo) demostrando lo malagradecidas que pueden llegar a ser las personas. Aun con las limitaciones económicas y de comodidades que tiene la familia de Rodrigo, decidieron acogerlo y apoyarlo dándole un lugar para dormir y comida mientras estuvo sin trabajo, ahora está de nuevo sin trabajo.
Hoy en la mañana la abuela de Rodrigo le ofreció el desayuno al “tío” y este contesto: “No quiero, no voy a recibir nada de las cosas de esta casa”.
Rodrigo nuevamente sintió ganas de partirle la cara o de mandarlo a volar pero nuevamente tuvo que contenerse por miedo al efecto que esto pueda causar en la salud de su abuela.
El tío ha dicho que se mudará en estos días, no sé como lo hará si no tiene mucha plata que digamos.
La verdad que en estos momentos no me importa como lo haga pero si me importa que se vaya y rápido.
Nunca en la casa de Rodrigo hubo problemas de este tipo y no es justo que una persona así venga a alterar una casa que en lo posible lo ayudó.
Me encantaría mentarte la madre gordo fofo, maricón y malagradecido pero no puedo hacerlo porque eres hijo de mi abuela.

3 comentarios:

Javier dijo...

qué faltoso!

ojalá se vaya pronto

[ [EBP]] dijo...

bueno local, al menos se lo dijiste por aca y te desfogaste un poquito

Josenrique dijo...

porque me late, que la casa es de la abuela. Y si es asi, no creo q quiera salirse el tio este

Template by - Abdul Munir